El día que encontraron los restos de un dinasaurio vivo

“Una monarquía renovada para un tiempo nuevo”, dijo, y se puso a escribir la lista de invitados: Aída, la cantaora y el torero, El Juli y varios toreros más, Bisbal, Pablo Alborán, La momia deshidratada de la Preysler, la nalgada de Mariló Montero, Martes y Trece-1, Moneo el más grande constructor de ruinas y siniestros, el payaso de la tele, las eternas señoras de la cuestación del Domund… entre esos casi 3000 invitados es posible que hubiese alguno interesante, grandes científicos e investigadores, directores de orquesta, pintores, escultores, filósofos... pero fue imposible constatarlo. Los medios, esos grandes periodistas de la vulgaridad, sólo fotografiaronn al cadáver momificado de la Preysler y a la potranca Mariló alzada en los coturnos, mientras ... los ojos como platos de "las altas instancias del país" caminaban imantados a su culo... “el populacho, como siempre, en la calle vitoreando y aplaudiendo mientras la Corte hace piruetas en el salón de baile de un palacio deshabitado y el pueblo es perseguido por la policía por no sumarse a una proclamación con la que no está de acuerdo al mismo tiempo que temeroso intenta sacar del macuto esa bandera de tres colores que es para la monarquía como la cruz para los vampiros, letal”. (Benito Sacaluga), “amén de la recua importante de caballeros con causas judiciales pendientes que hicieron acto de presencia” (Nacho Cordero; El Confidencial). No invitó a su cuñado, qué detalle.

Todo muy “romería del Rocío”.
Una muestra granada de “pluralidad social” (sic).

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Alejandro Céspedes Díaz-Gutiérrez

Página web creada con 1&1 IONOS Mi Web.