Las caricias del fuego

Fragmento de la película "Las caricias del fuego"

El libro por dentro y el pendrive con la película

 

1.- ¿Qué es Las caricias del fuego?

Los textos poéticos del libro, a modo de capítulos de una novela, van narrando una historia de abusos sexuales continuados a través de la memoria de la víctima que expone, desde la voz de su protagonista, el engaño y la manipulación de la mente de una niña por parte de un adulto del entorno familiar.

 

Como una partitura, los poemas van componiendo un grito contra este tipo de atentados. El libro comienza en la primera infancia, recorre la adolescencia, el inicio del sexo y el desenlace de la historia en cada uno de los protagonistas desde una perspectiva intimista, reflexiva y angustiosa a través de la que se observan los distintos estadios que la víctima recorre y que van desde el más puro e ingenuo amor, hasta el sentimiento de culpa y el resentimiento. Aurelia empieza siendo niña y termina sin edad recomponiendo, mientras va recordando, el proceso cognitivo de elaboración del suceso y las secuelas psicológicas del trauma.

 

Los hechos se produjeron en unos años extraordinariamente difíciles para quienes padecieron este tipo de abusos, por otro lado demasiado frecuentes. Tiempos donde reinaba la impunidad a causa de la desprotección social en la que vivía la mujer. Hechos que eran incluso silenciados y ocultados por las propias madres y por la familia aun cuando tuvieran conocimiento de los mismos. Hechos que hoy, veinte años después de ser escritos, tienen –por desgracia– aún mayor actualidad que en aquel tiempo.

 

¿Qué es el vídeo-libro Las caricias del fuego?

Es una película de 62 minutos de duración cuyas imágenes van subrayando los textos más significativos del libro aproximadamente un 40 % del libro total) sin que la historia pierda su sentido y su drama. Los textos, interpretados por su autor y alternándose con frases pronunciadas por la protagonista, conforman el guion literario del vídeo.

 

Algunos fragmentos de las críticas escritas sobre el libro:

(NOTA INICIAL: Los círculos concéntricos (publicado en 2008 tras recibir el Premio de Poesía Blas de Otero y posteriormente el Premio de la Crítica de Asturias) es apenas un 40% del libro que ahora se publica íntegro y en su escritura original de 1998: Las caricias del fuego.

 

* “Es un libro magnífico, innovador, diferente. Alejandro Céspedes ha escrito esta obra con una maestría que se manifiesta en la forma en que domina la expresión poética y en el modo que articula el lenguaje. En cómo lo moldea, lo aplica y lo cambia con el paso del tiempo y de las circunstancias. En este libro vamos atravesando con el personaje el transcurso de sus deseos y temores. Empieza siendo niña y termina sin edad. Es a la vez limpia y virginal y se entremezcla con la rendición al sexo. Pero hay una cosa que nunca deja de ser: Poesía. Aunque se disfrace de narración, aunque acote la reflexión.

 

Céspedes es un poeta de reconocido prestigio y amplia trayectoria, que demuestra, en toda su obra, un gran conocimiento de los géneros literarios, tanto en verso como en prosa. Con este libro de tan bello título, ganador del XIX Premio de poesía “Blas de Otero, nos demuestra cómo la palabra puede dar vida a la poesía lejos del verso clásico, componiendo un extraordinario alegato interior fuera de la versificación utilizada normalmente. Con ello sigue la senda que, en su día, marcaron y exploraron poetas como Vicente Aleixandre y Jorge Luís Borges, dando una nueva dimensión a la expresión lírica”.

Emilio Porta

(Vicepresidente de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, Director General de la plataforma digital literaria Netwriters)

 

* “Ningún fragmento de este libro nos deja indiferentes. La voz de Aurelia, con veracidad y emoción, nos sumerge en su mundo de silencios y misterios que según nos van siendo revelados nos conmueven y estremecen”.

Herme G. Donis

(Clarín)

 

* “Si la poesía tiene la capacidad de sublimar la realidad, incluso la más oscura, este libro es un notable ejemplo de ello. Lenguaje directo y no por ello menos lírico que atrapa y hace dudar. La víctima y el verdugo. Céspedes los cubre a ambos con la mirada generosa del que

intuye los caminos ocultos, las trampas y los chantajes sentimentales, pero también la imposición y el abuso que se suelen dar en las relaciones pedófilas. Un libro desasosegante y hermoso”.

Miguel Rojo

(El Comercio)

 

* “El verdadero personaje o trasunto del libro es el amor y también su forma contraria: el amor como odio, el amor desmedido como arma de destrucción personal, especialmente cuando la partida no se juega entre iguales y uno de los dos está indefenso ante el dominio o la brutalidad del otro. Céspedes ahonda en un tema universal y siempre actual como es el horror dentro del hogar. No hay mayor sufrimiento que la confianza truncada, el secreto infantil que se guarda inconfesable hasta la edad adulta o el diván de los psicólogos. El autor consigue hacer de su protagonista una memoria que se explica desde un lirismo alejado de lo común o de la poética al uso, con imágenes sabiamente elaboradas y la comprensión de nuestros miedos interiores”.

Agustín Calvo Galán

(Revista De Letras)

 

* Acta del jurado del Premio de la Crítica de Asturias 2008 de Poesía en Lengua Española formado por José Luis García Martín, Fernando Beltrán, José Luis Piquero, Francisco Álvarez Velasco y Herme G. Donis, y actuando como secretario José Havel, DECIDE otorgar el Premio a la obra Los círculos concéntricos De Alejandro Céspedes.

“El jurado destaca que el autor muestra en este poemario una voz muy personal para un discurso poético donde destacan la arquitectura del texto, el sentido del ritmo y la acertada simbiosis entre lo narrativo y lo lírico. Asimismo valora el acierto con que se cultiva el poema en prosa en este libro de amor y dolor profundos, lleno de veracidad y emoción, que examina valientemente ciertos tabúes actuales y que desasosiega por su crudeza. Compuesto de poemas en un delicado punto de tensión, la palabra de Los círculos

concéntricos, justa e irremplazable, conmueve y estremece”.

                          un ojo cerrado

será una entrada

                          un ojo cerrado

mirará por su ojo

 

y verá soledad

entonces la soledad

                           será el objeto

                                      de la mirada

                              y la mirada

en esa frase sin sujeto

se mueve en el espacio

de la pérdida

 

¿quién fingirá después

que sabe cómo ahogarse?







 

                 alguien escribe que todo

es descriptivo

y se reduce a un número finito

la posibilidad de la escritura

                            lo in omp eto

sólo ahí podemos encontrarnos

                                     lo que falta

nos nombra nos despierta

a observar lo indispensable

a descifrar aquello que está

                                     ausente

se puede abrir un ojo

su dirección explicará el final pero no sabe

dar testimonio del origen

 





Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Alejandro Céspedes Díaz-Gutiérrez

Página web creada con 1&1 IONOS Mi Web.