Alejandro Céspedes
       Alejandro                                                   Céspedes                                                                                                                                                             

 

Estamos ante un poeta de estupenda mirada interior y el libro nos presenta una capacidad inmensa de imaginación. Hay en estos poemas un despliegue descriptivo de categorías con un lenguaje en el que la metáfora nace de la misma vida.  El poeta tiene una sensibilidad especial en la musicalidad del verso. No se conforma con narrar o descubrir. Sabe conferir al verso un ritmo y una melodía espontánea. Lo cual crea a lo largo de la lectura un clima poético sin interrupción. Un libro ejemplar y denso. Inolvidable”.

Rafael Alfaro

 




Foto: Jasón deCaires Taylor. Museo Subacuático de Arte (MUSA), Cancún, México.

Uno de los dos mejores libros de poesía del año para el crítico Luis Fernández Zaurín (Revista el Ciervo, diciembre 1994).

 

Me quedo con dos libros de poemas, "Las palomas mensajeras sólo saben volver", de Alejandro Céspedes (Hiperión), obra tan bella como su título en la que su autor, mostrando una notable evolución formal respecto a otros títulos suyos anteriores, poetiza sobre los territorios de la memoria, a los que Céspedes no puede evitar volver con nostalgia y dolor, y para acabar, con "Habitaciones separadas", de L. García Montero.”  

Luis Fernández Zaurín

                                                                      


 



"Las palomas mensajeras sólo saben volver nos invita a adentrarnos en una geografía del dolor. Un libro de una sobriedad punzante. Libro minado todo él por las palabras memoria, recuerdo, tiempo, nostalgia, palabras mayúsculas, pero también terribles del idioma en un libro que rezuma la belleza de lo inquietante. Alejandro Céspedes es un poeta que, al menos en lo literario, nació sin ingenuidades.

No hay tregua en la poesía de Alejandro Céspedes, no hay verso, poema ni libro que no exhale la firmeza, que no tenga esa altura que hay quien llama sobriedad pero creo que es intensidad”.

Pedro Flores





Pincha en "Expand" para leer el libro completo.

Críticas, noticias, entrevistas...

                    un ojo cerrado

será una entrada

                    un ojo cerrado

mirará por su ojo

 

y verá soledad

entonces la soledad

                    será el objeto

de la mirada

  y la mirada

en esa frase sin sujeto

se mueve en el espacio

de la pérdida

 

¿quién fingirá después

que sabe cómo ahogarse?







 

alguien escribe que todo es descriptivo

y se reduce a un número finito la posibilidad

de la escritura

                             lo in omp eto

sólo ahí podemos encontrarnos lo que falta

nos nombra nos despierta

a observar lo indispensable

a descifrar aquello que está

                                     ausente

se puede abrir un ojo

su dirección explicará el final pero no sabe

dar testimonio del origen

 





Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Alejandro Céspedes Díaz-Gutiérrez

Página web creada con 1&1 Mi Web.