Alejandro Céspedes
       Alejandro                                                   Céspedes                                                                                                                                                             

                                          VOCES EN OFF                                                                         1ª Catástrofe elemental                                                                                El pliegue                                                                          1ªTeoría sobre la existencia.

                  Aquí puede leerse un pequeño adelanto del libro.

PRIMER ACTO

 

      

                                                                                                                    Un matemático

cree que existen patrones recurrentes en todo lo que existe.      

                                                                                                            Dibuja en la pizarra  

fórmulas que soportan a seres abatidos.     

Las cosas reconocerán su posición precisa                         y las piedras encajarán en el lóbulo frontal de un lapidado.                                                                                                                     Y el silencio,

esa línea quebrada que aparece y se oculta en los extremos,                                                                                                                          cede

en la constatación del desenlace.

—Lo que ves te define y todo cuanto escuchas te desdice.

 

 

Una visión artrópoda del miedo vive en la punta de la misma tiza

que usó ese matemático.                                                                                                                                          Su fractura,

al ser presionada sobre el encerado, será su aportación

al desenlace.                       

                           La superficie y el volumen se mantienen.

                           Lo que la base divide              se multiplica en la cima.

                           Nada cambia cuando se altera todo.

   

Un ser articulado trepa hacia la luz sobre las fórmulas.       

                 

                           

                                                                                                                                               Mira hacia arriba

cae    

              la luz golpea

       el cuerpo se disloca

      

en sus extremidades la furia del alambre                           se desata.    

 

 

 

 

Las células dañadas se acogen al suicidio.            

Las tizas que se han roto se sublevan sobre los encerados.

Los escombros abjuran de la nada.   

 

 

Entre la orfandad y la melancolía de esas ruinas

el gozne de la puerta

que será cerrada en el último acto rompe el sueño      

y se escuchan murmullos al fondo de las fosas.

 

 

Parménides se gira y en voz alta

—¡Déjenlo como está! Ahora por fin es fijo, eterno e inmutable! —Dice.

—No, no, solo ha ocurrido un cambio catastrófico —Les dice el Dr. Thom— Los títeres son sistemas en reposo. Tienden a la estabilidad incluso si son sometidos a las fuerzas de un cambio. Solo cuando no pueden absorberlas ocurre la catástrofe. Un cambio que  establecerá un nuevo estado que tenderá otra vez a ser estable.

(H. Michaux hace con mucha sorna una reverencia exagerada)

—¡Ah, Vivre dans les plis!

(Juarroz surge de un surco de la tiza y les susurra)

—Cuántas veces lo roto nos anuncia lo entero.

 

Allá,   

                                                

en la periferia de sus propios actos.          

 

 

 

 

 

 

Donde el regreso sigue prohibido…

 

 

 

 

 

Mientras corta se observa a sí mismo en el espejo.                                                                                                                             Alza las manos

hasta la altura máxima y se mira dejándolas caer    

con la fuerza que da la gravedad

de una conciencia que se sabe atada.

Sin ceder al discurso de los golpes.   

                                                                                             

Una vez. Todas las veces que hagan falta

hasta que lo anaerobio respire bajo el líquido

de la coincidencia. Hasta que el todo sobreviva en cada parte

entre las grietas de una desconcertante anomalía.     

                           

Las fracciones se agigantan en su propio reflejo       

sobre un charco de sangre colectivo.

 

 

 

 

 

 

Las burbujas de aire siempre saben

en qué dirección está la superficie.

 

 

 

 

 

 

 

ÚLTIMO ACTO

 

(Luz del atardecer tras los perfiles de un campo petrolífero. Sus martillos gigantes golpean sobre las cataratas de un anciano. Un clavo tras de otro se van hundiendo en su mirada seca. La escalera de los otros actos aparece otra vez y el agua vuelve bajando los peldaños para buscar el ojo del desagüe. Si mirase hacia atrás ese ojo muerto vería el silencio de bosques derretidos llenar inagotables los barriles de crudo. La sombra de su infancia bajo un árbol también en los barriles. Cubos llenos de nieve ennegrecida para enjuagar los síntomas del golpe)

                

—Mira el martillo ¡Mira!                   

 

 (Ahora los ojos han de estar en la parte que golpea)

 

Unos ojos pintados hace siglos con tierra y con aceite nos observan. Las escamas

de un pez que se desprenden mientras se asfixia y convulsiona sobre el polvo

son espejos en donde reconoce su agonía.              

Lo que no quiere estar en él mientras se muere

multiplica su muerte en los fragmentos.     

 

                                                                                   Seres hechos añicos

se esparcen por el suelo.                                       

 

Lo que ya no está en ti mientras te mueres                  

no logrará la paz consigo mismo.

 

(Suben y bajan sin tregua los martillos. Extraen de las entrañas del pasado charcos negros. Un tiempo sin futuro en el que sus reflejos nos seccionan. La nieve mientras fluye y se derrite recogerá el color de lo que olvida)

 

La muerte abre su libro de las horas. Lee los personajes.

Con reglones torcidos se desplazan y ella como un cíclope los sigue

                                                                                                y los señala.

 

Es el ojo de nuevo, un ojo único frente a todos los ojos. 

Un gran anfiteatro que explota de miradas contra un ojo.                                        

El ojo parpadea

 y el mundo en ese instante queda a oscuras.

 

Has llegado demasiado lejos. Tu arrogancia al mirar hacia atrás solo recuerda que dentro de tus  sueños alguien con un martillo clava y clava.                

—Déjenme que les diga… —Se escucha desde lejos— que en el corazón de cada nudo habrá otro nudo que está intentando apretarse.

Déjenme que les diga que todo es inestable. Borbotea al hervir en lo que hay dentro y es inasible en lo que se evapora.

 

Todo silencio invita a dar respuestas pero somos

un instante de ruido en una incandescente cadena de silencios.

—Porque existe un silencio repetido y un silencio olvidado. (Escribe Edmond Jabés en la pizarra) —Y los dos agravian con el mismo exceso.

 

 

Las palabras no dichas se cogen de la mano a otras palabras.

Los silencios escritos las persiguen en sus sillas de ruedas

mientras su vida corre hacia el centro del ruido.

El tren sigue su marcha. Se balancea el columpio.

El mundo se revuelve

en el hermético armazón de la nostalgia.

Unas manos dan cuerda

a la llave que gira en sentido contrario.

La muñeca de plástico, impasible, baila encima

                                                               de una caja               

                                                                 de música              

                                                                    apagada.

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Vocesvocesvoces! voces mojadas antes de que caiga el aguacero.

Las persuasivas formas que se ocultan en su necesidad de definirse                                       

invocan esas voces sin nombre.

En la batalla de su desventura se acribillan

mientras tú mismo     padre      madre     niño     niña       ser narrado  

retraes los músculos al paso del cuchillo y en cada suplemento

de tu carne se cultiva la infección del estar siendo.

 

 

El ser se reconoce en su gangrena.

 

 

Un viento del nordeste esparce los despojos, consonantes, vocales malheridas en el destino de unas rectas paralelas.

 

Un vendedor de elixires llena todos sus frascos en los ríos resecos

de los hijos de Heráclito.                  

 

La niña, con los títeres,

hace fila para beber el fango y cuanto más ingiere más se acerca

a eso que queda cuando ya no hay nada.

 

 

 

 

—Déjenme que les diga…

—No. No volvamos a ese sueño. Se lo pido, señor.

—Aquí no hay ningún sueño. Todo es real. Real. ¿Aún no lo entiendes, niña?

 

 

 

 

(Llora la niña por lo que no comprende. Ve a su padre. Un hombre con sombrero y una maleta antigua deambula por una estrecha calle de Salzburgo.

 

Unas manos que vuelven de otro tiempo agitan un juguete. Esa bola de nieve que quedó abandonada en la mesa de noche, allá, en el tercer acto. En su interior hay una casita en la que se repiten incesantemente una y otra vez y otra vez todos los actos de esta función continua. Y una hoguera. A lado de la casa hay una hoguera donde se están quemando millares de trineos y dos pequeños caballos de madera. Al crepitar parece que se escuchan las risas de la infancia y la cuchilla guillotinar la nieve de los charcos)

 

 

El actor, aquí, se contradice.

Intenta repetir lo que ha aprendido pero una y otra vez

salen de su boca otras palabras.

Cada golpe de dados le lleva a la casilla número 42. Irremediablemente.

No puede soportarlo.

Se envuelve en la asombrosa maquinaria de un alma que se quema.

El crepitar de sus órganos le excede.

Se diluye en la estadística del ruido.

Llama a todo lo que existe con su propio nombre y todo le responde sin nombrarle.

 

Enterrado hasta los hombros en el humo, con sus propias palabras

le lapidan.

 

Eso que permanece entre lo que se conserva y se transforma

le da abrigo en la cúspide del fuego.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                 Un pensamiento póstumo respira            

en la cordura de un cerebro en llamas.    

 

Ahora es un páramo cubierto de ceniza

en donde la existencia se empacha de vacío.

 

 

 

Solo el silencio sobrevive a las lapidaciones. 

Hasta las piedras que agotan en la inercia su arrogancia quedan mudas.

 

Hunden su nariz contra la tierra con la esperanza de que el polvo levantado las cubra en su caída y su memoria tenga

menos consistencia que la roca de donde a golpes fueron extraídas.

Sin embargo las huellas dactilares de quien las arrojó

quedan grabadas para la eternidad como marcas de látigo

que cruzan sus espaldas.

 

La ignominia se imprime en el silencio cómplice de un fósil

y la muerte, con su verdad abstracta, está esculpida

sobre el rostro impasible

de una realidad perfecta y duplicada.

 

                    un ojo cerrado

será una entrada

                    un ojo cerrado

mirará por su ojo

 

y verá soledad

entonces la soledad

                    será el objeto

de la mirada

  y la mirada

en esa frase sin sujeto

se mueve en el espacio

de la pérdida

 

¿quién fingirá después

que sabe cómo ahogarse?







 

alguien escribe que todo es descriptivo

y se reduce a un número finito la posibilidad

de la escritura

                             lo in omp eto

sólo ahí podemos encontrarnos lo que falta

nos nombra nos despierta

a observar lo indispensable

a descifrar aquello que está

                                     ausente

se puede abrir un ojo

su dirección explicará el final pero no sabe

dar testimonio del origen

 





Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Alejandro Céspedes Díaz-Gutiérrez

Página web creada con 1&1 Mi Web.